Defensores/as en el proyecto
Defensores > Adriana Diosa Colorado > Paso por el proyecto
domingo, 30 de junio de 2013
Llega la primera defensora a nuestra casa de respiro
foto de interes
El miércoles 26 de Julio inauguramos nuestra Proyecto Casa de Respiro con la llegada de la primera defensora. Adriana ha viajado junto a su marido Óscar y su hijo Víctor. Adriana ha desarrollado su labor como defensora de derechos humanos en Medellín, Colombia, desde 1987, en la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos – ASFADDES. Fue coordinadora de la seccional Medellín, participó del equipo de coordinación nacional, y como delegada de esta organización participó en la creación y dinamización de diferentes colectivos.Durante estos años fue víctima de amenazas que le obligaron a varios desplazamientos internos en la misma ciudad y a salir del país en una ocasión por un corto tiempo. El hostigamiento vivido hizo que redujera su actividad, especialmente cuando una enfermedad le hizo tomar la decisión de centrar su vida en el trabajo artístico y cultural y desde allí, seguir aportando al tema de los derechos humanos de una manera diferente.Desde entonces es parte del grupo artístico Arlequín y los Juglares.
Así se presentan ellos:
Adriana Diosa Colorado
Mujer, madre, socióloga, actriz, esposa, amante, amiga, compañera, defensora de la vida, Cultora de la esperanza…fuerte contra las injusticias. Con un alto sentido de la solidaridad.
Optimista. Con una fe inmensa en la creatividad y la capacidad transformadora del ser humano.
Luchadora por la defensa de los derechos humanos en múltiples espacios, desde propuesta pedagógicas diversas.
Anhelante por un mundo distinto. Amante y respetuosa de la diversidad que produce encuentros bellos y ricos entre hermanos y hermanas de diferentes colores, de diferentes culturas, de diferentes lenguas…todos y todas con un mismo corazón y una misma necesidad: LA JUSTICIA Y LA FELICIDAD.
 
Oscar Manuel Zuluaga Uribe es un juglar de la vida, más allá de la dimensión de la palabra juglar, cultor de diferentes expresiones artísticas, meticuloso en el saber y el aprender, irreverente, trasgresor, innovador de lenguajes, poeta, luchador por la vida y la libertad. “Es un personaje aparentemente desconocido pero revelador y propositivo, y con él su obra”. Arlequín y los Juglares es semillero de arte, teatro, memoria y vida: es una apuesta política, una opción de vida, una escuela de arte, un lugar común para los encuentros y aprendizajes.
 
Soy Víctor Manuel Zuluaga Diosa, un joven de 16 años que quiere retomar la vida por la vía que debe ser; soy un enamorado de la vida y de la música y pues, en general, de todas las artes.