Defensores/as en el proyecto
Defensores > Adriana Diosa Colorado > Paso por el proyecto
miércoles, 14 de agosto de 2013
Sueños cumplidos
foto de interes
La participación de Adriana Diosa, defensora de derechos humanos de Colombia, en el proyecto Casa de Respiro de Defenred ha finalizado. Llegó junto a su pareja Óscar y su hijo Víctor el 26 de junio de 2013, y ha regresado a Medellín, Colombia, el 14 de agosto de 2013. Casi 50 días de nuestra primera experiencia en el proyecto. ¿Qué podríamos destacar?

Pues en primer lugar, la satisfacción de vivir un sueño cumplido. Una idea lejana fruto de conversaciones entre buenos amigos, diferentes intentos que no fructificaron, probando y buscando… Al final todo nos trajo hasta aquí. Una aventura que se ha materializado, pero que no supone el final sino el principio de un camino que esperamos que se alargue en el tiempo. Pero ver todo lo conseguido, aunque estemos sólo comenzando, produce una enorme emoción.

Esta primera experiencia la hemos valorado como enormemente satisfactoria para todos/as. Adriana, Óscar y Víctor han aprovechado para descansar, para recuperarse, para cuidarse, conocer, visitar, crear redes. En definitiva, todo lo que planteamos como objetivos del proyecto Casa de Respiro se han cumplido. Así lo han valorado en los momentos de evaluación que hemos ido teniendo, y al final de su estancia. Nos han reforzado y confirmado nuestra idea de que este proyecto es necesario para los defensores y defensoras de derechos humanos, y nos han animado a continuar para que más personas se beneficien de él.
 
Por parte el equipo de Defenred podemos decir que vivir este tiempo con Adriana, Óscar y Víctor ha sido una grandísima suerte. Conocerles y compartir con ellos estos días tan intensos ha sido maravilloso.
 
Pero ¿ha finalizado su participación en el proyecto de Defenred? Pues esperamos que no, que aunque su estancia en nuestra Casa de Respiro haya terminado, esto sea solo el inicio de una relación y una colaboración que esperamos poder seguir manteniendo en el tiempo. Esto fue uno de los puntos que abordamos en la reunión final de evaluación. Además de otros puntos como repasar y revisar todos los aspectos del proyecto, comentar lo que funcionó bien, lo que se podría haber planteado de diferente forma, lo que no se tuvo en cuenta y es importante… Esperamos que nos sirva para aprender y mejorar en el futuro.
 
Hay otros aspectos del proyecto que consideramos muy positivos. Más de 50 personas nos están siguiendo a través de nuestra página de Facebook y otros muchos se acercaron en algún momento para visitar alguna de nuestras noticias. También la página web ha sido muy seguida. Y más de 20 personas se han comprometido a colaborar económicamente en el proyecto. En el entorno más cercano a la Casa de Respiro el proyecto empieza a ser conocido. Dos medios de comunicación nacionales, de televisión y prensa escrita, se han interesado por lo que estamos planteando. Y la organización internacional Front Line Defender ha apoyado económicamente la estancia de Adriana.
 
Creemos que esto supone un grandísimo paso. Evidentemente todavía queda mucho por hacer, pero este esperanzador inicio nos ha animado mucho. No sólo nos confirma que el proyecto Casa de Respiro tiene sentido, y puede suponer un apoyo real para defensores y defensoras de derechos humanos. Sino que además puede interesar y emocionar aquí. Y conseguir unir a personas con personas, defensores y defensoras que trabajan por los derechos humanos en sus países, con personas en España dispuestas a apoyarles en su trabajo. Porque ésta es una forma directa y efectiva de luchar por la justicia y la aplicación real de los derechos humanos en el mundo.
 
Nos quedan muchos retos por delante. Sabemos que no es fácil que defensores y defensoras estén dispuestos a tomarse un tiempo de respiro y descanso. Sabemos que no son tiempos fáciles en España para apoyar económicamente proyectos como el nuestro. Sabemos que no es fácil interesarse por nuevos proyectos y captar la atención con la gran cantidad de información disponible. Pero estos casi dos meses con Adriana, Óscar y Víctor han sido una inyección enorme de ánimo, de motivación, de convencimiento de que el proyecto merece la pena. Y la respuesta de tantas personas nos confirma que hay mucha gente en nuestro país interesada en que las situaciones de injusticia cambien. Y con la experiencia acumulada, y la moral a tope, estamos preparados para continuar viaje. Todos los que quieran acompañarnos serán bien recibidos. Estamos convencidos de que merecerá la pena vivirlo.
 
Gracias Adriana, Óscar y Víctor por todo lo que hemos aprendido con vosotros. Gracias a todas las personas que nos habéis apoyado. ¡Seguimos adelante!

 
Equipo Defenred